Cuándo prescribe una deuda con la Seguridad Social

Cuándo prescribe una deuda con la Seguridad Social

Al igual que las deudas privadas, aquellas que contraemos con la Seguridad Social tienen un plazo de caducidad. Cuando esto sucede, se extingue cualquier derecho que tenga esta Administración Pública para pedirnos el dinero que debemos. En este artículo, te explicamos cuándo prescribe una deuda con la Seguridad Social.

Cuándo prescribe una deuda con la Seguridad Social

Los plazos de prescripción de este tipo de deudas vienen determinados en la Ley General de la Seguridad Social. Así, se establece que es a los cuatro años cuando se limita el ejercicio de los siguientes derechos y acciones:

  • Derecho de la Administración de la Seguridad Social para determinar las deudas cuyo objeto esté constituido por cuotas, mediante oportunas liquidaciones.
  • La acción de exigir el pago de deudas generadas por cuotas de la Seguridad Social.
  • La posibilidad de imponer sanciones por incumplir las normas establecidas por este ente.
  • La obligación de devolver las prestaciones que haya percibido de una manera indebida, contando a partir del cobro de las mismas o desde que fuera posible efectuar la devolución.

Aunque parecen unos plazos benévolos, hay que tener en cuenta que las prescripción puede paralizarse y se pueden modificar los tiempos que hemos descrito. Si sucediera, se volvería ea empezar a contar de cero.

Interrupción de plazos

Esta situación se puede dar por causas ordinarias o concretas.

Causas ordinarias: se refiere a las reclamaciones extrajudiciales que pueda hacer el acreedor, que el deudor reconozca la deuda, o por procesos iniciados por los tribunales de justicia.

Causas concretas: estas vienen recogidas en el Reglamento General de Recaudación de la Seguridad Social. Las detallamos:

  • Si el deudor reconoce o paga la deuda.
  • Cualquier acción de la Tesorería General de la Seguridad Social o de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social que lleve a cabo con conocimiento del deudor.
  • Si se interpone un recurso o se impugna por vía administrativa o judicial. En este caso, es la sentencia la que dictamina el nuevo plazo. Si se declara nulo, el plazo no se interrumpe.
  • Un aviso al interesado de que debe ponerse al corriente en el pago de las deudas por parte de la Seguridad Social.

Si los deudores son varios, como puede darse en el caso de un negocio, la interrupción de plazos se aplican a ambos a la vez.

Pero si es un solo deudor con varias deudas, solo se interrumpirá aquella afectada.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*