Administrador de fincas: su papel en casos de morosidad

administrador de fincas

Es importante conocer el papel que ocupa el administrador de fincas en casos de morosidad para poder acudir a él o exigirle según la situación que proceda.

Por ello, en este artículo, os explicaremos todo lo que tienes que saber con respecto al papel del administrador de fincas en casos de morosidad en tu comunidad de vecinos.

¿Qué hace el administrador de fincas en casos de morosidad?

El administrador de fincas en casos de morosidad llevará un control exhaustivo del cobro de los recibos, teniendo en cuenta las cuotas extraordinarias, ordinarias, el pago del agua, el coste del servicio de socorrista en la piscina o su mantenimiento, etc.

Con este procedimiento, el administrador de fincas en casos de morosidad podrá descubrir en qué pago y desde qué propiedad no se ha procedido ese pago.

En el momento en el que el administrador descubre ese impago de alguna cuota emitida, se debe contactar con el vecino afectado. La recomendación para el administrador de fincas es que sea cara a cara, con previo aviso para el vecino. No obstante, si este no contesta, la actuación debe ser tajante y clara, enviando una comunicación mediante burofax o carta certificada.

Por ello, el administrador de fincas en casos de morosidad, actuará claro y rotundo, incluyendo al moroso en el listado de recibos pendientes que se adjunta en todas las convocatorias de la junta.

El día de esa junta de vecinos, el administrador de fincas, en caso de morosidad, añadirá un punto en el orden del día, para tratar este tema y proponer tomar acciones judiciales contra el moroso.

Además, para no tener problemas en un futuro, el administrador de fincas en caso de morosidad, comunicará estos avances y quedará constancia de ello de manera accesible para cualquier vecino. Tras comunicarlo así, se mandará al moroso un comunicado con todo el proceso y acuse de recibo y certificación donde el moroso tendrá un plazo de quince días para pagar su deuda con la comunidad de vecinos.

Si el moroso no paga

Si tras recibir la carta certificada o el burofax, y el moroso no tramita el pago de la deuda, se procederá a entregar el expediente a un abogado para que interponga el procedimiento adecuado a la situación en el juzgado.

Llegado este momento, recomendamos que la comunidad cuente con unos profesionales expertos en el proceso de morosidades, por ello si lo desea, no dude en contactar con nosotros, y desde Ibercheck os ofreceremos la mejor solución garantizada.

El administrador de fincas, junto con el abogado, resolverán el el juzgado este entuerto, mediante la petición y creación de un título ejecutivo para reclamar el impago.

Maneras para terminar esta situación

  • Dialogar. Puede suceder que el impago no haya sido por falta de dinero, sino por despreocupación. Tal vez, al comunicarlo se puede solucionar.
  • Recursos legales para incentivar el pago. Se puede incentivar el pago del vecino con recursos como la privación de su derecho de voto o la visibilización de la situación de morosidad ante el resto de vecinos.
  • Vía judicial. Como hemos explicado con anterioridad, aunque es la más drástica, en ocasiones es la única opción.

Si quieres leer más artículos sobre morosidad, solvencia o hipotecas, lee nuestro blog.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*