Alquilar piso con garantías: pide un informe de solvencia

alquilar piso con garantías

Hoy en día muchos propietarios de viviendas son reacios a alquilarlas por miedo a que los inquilinos incurran en impagos o a que produzcan serios desperfectos en el inmueble. Es por eso que últimamente los arrendadores piden numerosos documentos para asegurarse de que los arrendatarios son solventes. Te contamos cómo alquilar un piso con garantías.

Qué se pide para alquilar un piso con garantías

Normalmente, tanto los propietarios como las agencias inmobiliarias que se encargan de gestionar los alquileres de las viviendas suelen solicitar a los futuros inquilinos un gran número de documentos para garantizar su solvencia. Esto es lo que se suele pedir:

  • Nómina y contrato de trabajo (se tiene en cuenta si es indefinido o temporal).
  • Aval personal o bancario. Un aval personal consiste en que otra persona (por norma general, un familiar) respondería por el inquilino en caso de que éste dejase de pagar el alquiler. Sin embargo, en el caso del aval bancario es una entidad financiera quien respalda al arrendatario y se hace cargo de sus deudas. Este tipo de aval es más conveniente para los propietarios pero más difícil de conseguir para los inquilinos, ya que el banco puede proceder de la siguiente manera:
    • Solicitar al arrendatario que deje depositado el importe del aval (varios meses de alquiler) durante el periodo de tiempo que dure el aval. La cuestión es que para muchos arrendatarios es imposible reunir esa cantidad de dinero para dejar depositada.
    • Avalar al inquilino únicamente durante un periodo determinado de tiempo (de 6 meses a un año) y, cuando venza este plazo, si el inquilino desea seguir disponiendo del aval, tendrá que pagar los gastos asociados a la renovación del mismo.
  • Fianza y depósitos: esto se traduce en que al entrar a vivir en un piso de alquiler el propietario puede solicitar al inquilino que abone un mes de fianza y dos meses de alquiler.

Qué otro documento puedes aportar para alquilar un piso con garantías

Además de todos los documentos mencionados en el punto anterior, puede ser interesante presentar un informe de solvencia para demostrar al propietario que no estás incluido en ningún registro de morosos. Esto puede ser especialmente útil si tu contrato es de carácter temporal en lugar de indefinido, ya que puede ayudarte a inclinar la balanza en tu favor cuando llegue el momento de que el propietario tome la decisión de a quién arrienda su inmueble. 

Pero, ¿cómo se consigue un informe de solvencia? hay varias formas, puedes acudir directamente a las listas de morosos, como ASNEF (que te enviarán la información solicitada en un plazo máximo de 30 días) o solicitar tu informe a Ibercheck, una compñía que por tan solo 29,65 euros, te lo enviará en dos horas.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*