Consecuencias de ser moroso: qué me puede pasar

Consecuencias de ser moroso

A veces, existe una solución simple para pagar un préstamo, como vender algo que es de tu propiedad. Por ejemplo, si no puede pagar los reembolsos del préstamo del coche, venderlo es una buena medida. Luego, podrías cambiar a un modelo más barato o usar el transporte público por un tiempo. Pero no siempre es tan fácil como esto y podrías tener problemas con tu acreedor. Por ello, en este artículo, os hablamos de las consecuencias de ser moroso.

Consecuencias de ser moroso

Si no devuelves tu préstamo bancario según los términos acordados, puede sufrir una serie de consecuencias:

  • Se te cobrará una tarifa, más intereses, sobre cualquier pago no realizado. En la gran mayoría de ocasiones, los bancos y demás entidades financieras contratan servicios de empresas especializadas en estos procesos. Además, suelen cargar los costes de estos servicios a tu deuda, ampliándola considerablemente.
  • Puedes dañar tu historial crediticio, ya que los prestamistas informarán a las agencias encargadas de tratar las listas de morosos (Asnef, Badexcug) sobre tus pagos atrasados. En el caso de que en un futuro necesitaras un préstamo o una hipoteca, ten en cuenta que las entidades financieras siempre consultan las listas de morosos para conocer el estatus de solvencia de un potencial cliente.
  • Implicar a otros: no pagar a tiempo puede abrir procesos en contra del deudor ante las autoridades correspondientes. En este proceso se busca pagar las deudas pendientes con los bienes del deudor y de los codeudores. Además, al iniciarse un proceso judicial, tenemos que contar con gastos adicionales a la deuda inicial, como por ejemplo los honorarios del abogado o las posibles tasas judiciales. Si no asumes la parte de tu deuda puedes poner en un compromiso al codeudor o al avalista.
  • Es probable que te tengas que declarar en quiebra, con todas las consecuencias que ello conlleva.
  • Perder posesiones que usaste como garantía para la concesión del préstamo.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*