Impuesto de circulación: qué pasa si no pago la tasa anual

impuesto de circulación

Pagar impuestos es una de las obligaciones de cualquier ciudadano. Dicho esto, a todos nos molesta pagarlos. Consideramos que son demasiado altos, y que las administraciones tasan todo lo posible. Ante esta tentativa, muchos os preguntaréis las consecuencias de dejar de pagar un impuesto. Hoy en concreto, os hablamos de qué os puede pasar si dejáis de pagar el impuesto de circulación. Se trata de una cuantía no muy alta en comparación con otros impuestos. Se trata de una tasa municipal, por lo que la cantidad a pagar depende del municipio donde esté registrado tu vehículo. Pueden ir desde los 17,04 euros que se pagan en Melilla, hasta los 84,51 que nos exige el Ayuntamiento de San Sebastián. Pero, para que os hagáis una idea, la mayoría de los ayuntamientos cobran alrededor de los 50 euros.

Consecuencias de no pagar el impuesto de circulación

La primera consecuencia más directa sucede si nos para la policía. Suele ser habitual que se hagan verificaciones cuando se ordena detenerse a un vehículo. Si descubren que no hemos pagado el impuesto de circulación de nuestro coche, nos cae una multa. Vale la pena añadir que la multa es más alta del importe del impuesto que hemos dejado de pagar.

Otra consecuencia puede darse en caso de sufrir un accidente de tráfico. El seguro puede negarse a pagar, argumentando que el coche estaba circulando sin haber pagado el impuesto de circulación. 

Como con cualquier otro impuesto, podemos pensar que en principio depende de nosotros mismo el pagarlo o no. La realidad es que tarde o temprano tendrás que abonar la cantidad adeudada, y con recargos. Si no dispones de liquidez, te embargarán bienes. Y en este caso puedes dar por hecho que se van a cobrar la deuda: si te reclaman impuesto de circulación, es porque tienes coche, por lo que sí que dispones de bienes embargables. Es decir, en última instancia, pueden llegar a embargarte tu propio coche para pagar lo que debes.

Teniendo en cuenta de las consecuencia del impago de este impuesto, y de lo pequeña que es la cuantía a abonar es recomendable pagar la tasa anual. Si estás pensando en dejar de pagar el impuesto de circulación, piénsalo dos veces.

Si estas interesado en artículos sobre impagos y morosidad, lee más noticias de nuestro blog.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*