La importancia de conocer la situación de impago de un particular

Acceder a la información financiera nos puede despejar muchas dudad sobre la fiabilidad de un futuro cliente, socio o inquilino. Normalmente las bases de datos de las que se saca este tipo de datos te contestan a partir del mes y muchas veces no disponemos de ese tiempo. Conocer la situación de impago de alguien con el que te vas a asociar es uno de los requisitos fundamentales antes de firmar cualquier tipo de contrato.

La solvencia es la capacidad de una persona (física o jurídica) para hacer frente a sus obligaciones financieras, es decir, para devolver actualmente o en el futuro las deudas que ha contraído o que planea contraer.

Pongamos el caso, por ejemplo, de que usted tiene un piso en propiedad y quiere arrendarlo. Es poco realista optar por la opción de esperar un mes a conocer la solvencia del futuro arrendador. Una persona que, de manera mensual, tiene que ingresarle un cantidad elevada de dinero. Estar atado a una persona que no es solvente a través de un contrato se puede volver una auténtica pesadilla, y en el momento en el que se firma, se vuelve muy difícil sacar a esa persona de tu propiedad.

Esta situación se puede extrapolar a la hora de buscar un socio para su negocio, por ejemplo. Existe un convencimiento generalizado de que es muy difícil conocer este tipo de datos ya que se consideran personales. 

En definitiva, un factor a tener muy en cuenta a la hora de invertir o crear un negocio. Valorar la solvencia de terceras personas nos puede ahorrar más de un disgusto.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*