Qué pasa si no pago una multa

multa

Las sanciones administrativas nos acechan en el día a día, ya sea por no disponer de una licencia o las de tráfico. En este artículo te contamos las consecuencia que acarrea no pagar una multa, independientemente de que sea por falta de voluntad o por no poder hacer frente a la cantidad monetaria exigida.

Lo primera es diferencia entre multas impuestas por vía administrativa y penal. Como ya hemos aclarado, nos centraremos en las primeras.

Cuando hay que pagarla

Las multas administrativas, ya sea de tráfico, de la Seguridad Social o de aparcamiento, se deben pagar por regla general en un plazo de 20 días con un descuento del 50%. Se pierde este derecho si decides presentar alegaciones, es decir, si se recurre la sanción. Si no se cuenta con dinero para pagar en el momento, es mejor recurrir que «pasar» de la multa. Nunca se sabe si te pueden dar la razón y, en todo caso, retrasas unos meses el pago, por lo que puedes usar ese tiempo para reunir la cantidad requerida.

Qué sucede si no pago

La consecuencia más inmediata es el embargo de las cuentas corrientes para hacer frente a la cantidad demandada, independientemente del tipo de multa que sea. Este procedimiento se denomina vía de apremio y se ejecuta no antes de que la Administración pertinente notifique al interesado, según recoge la Ley 30/92.

Cuando pasa el periodo voluntario de pago, si no se ha realizado un recurso, la deuda incrementa, ya que se aplica un recargo que puede ser desde el 5 hasta el 20%. Además a la cantidad resultante se le puede adjuntar los intereses de demora.

En definitiva, el dedicar no pagar una multa puede meterte en un embrollo legal, por lo que, lo más recomendable es pagar, independientemente de las dificultades económicas (cuanto más lo retrases, más cantidad tendrás que pagar). 

Si quieres más información relacionada con impagos, pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*