Pedir un crédito con ASNEF: ¿es posible?

pedir un crédito con asnef

A la hora de solicitar un préstamo para cubrir cualquier necesidad (como la compra de un vehículo o de una vivienda) hay que tener en cuenta que la concesión de dicho crédito conlleva un riesgo para la entidad bancaria emisora, por lo que ésta llevará a cabo un estudio financiero del cliente con el objetivo de determinar si es apto para recibir un préstamo. En muchas ocasiones, formar parte de una lista de morosos es suficiente para que el mismo sea denegado. Sin embargo, aunque difícil, es posible pedir un crédito con ASNEF. En este post te damos toda la información:

¿Cómo pedir un crédito con ASNEF?

En el momento en el que una compañía incluye tus datos en ASNEF o en cualquier otro fichero de morosidad, la mayoría de los bancos automáticamente denegarán tus solicitudes de préstamos, ya que es su forma de reducir el riesgo y las posibilidades de sufrir impagos. 

Antes de dar la batalla por perdida hay dos cosas que puedes hacer:

  • Comprobar si es un error: en ocasiones las empresas incluyen los datos de algunos de sus clientes en una base de datos de morosidad por error. Si estás seguro de que no has incurrido en ningún impago, ponte en contacto con la compañía que te haya metido en ASNEF y trata de solventar el problema.
  • Abonar la deuda: si, efectivamente, tienes una deuda con la empresa que te incluyó, lo único que puedes hacer para dejar de estar en ASNEF es abonar el importe de tu deuda.

En caso de que ninguna de estas dos opciones sea posible, podrás acudir a empresas de microcréditos, aunque las condiciones de los mismos son algo diferentes de las que imponen los bancos:

  • Importes bajos: los préstamos que conceden este tipo de empresas son de importes relativamente bajos (la cantidad máxima varía en función de cada compañía), por lo que te pueden ayudar para ciertas cosas pero no para cubrir gastos mayores, como la compra de una vivienda.
  • Cortos plazos de devolución: al tratarse de créditos por poca cantidad de dinero, los plazos de devolución no suelen alargarse demasiado en el tiempo, aunque se podrán negociar las cuotas.
  • Intereses: debido a que las compañías que conceden minicréditos piden menos garantías a sus clientes que los bancos tradicionales, incurren en riesgos mayores, por lo que lo habitual es que los intereses que imponen a sus préstamos sean algo elevados.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*