¿Puedo ir a la cárcel por moroso? Es posible, te lo contamos

¿Es posible ir a la cárcel por moroso?

Al contratar un servicio o comprar un bien material asumimos la obligación de realizar un pago a cambio. En caso de incumplimiento de dicha obligación, la responsabilidad que el obligado asume ante deuda es únicamente patrimonial. Por esto, se dice que el impago de una deuda es un tema civil, el derecho penal no recoge como conducta tipificada el incumplimiento de dichas obligaciones, es decir, a simple vista no se podría ir a la cárcel por moroso. En contraposición, existen casos en los que la situación puede derivar en un delito penal y, con ello, acarrear una posible pena de cárcel.

Según el artículo 257 del Código Penal, se podría hablar de un posible delito de alzamiento de bienes que castiga con penas de entre uno y cuatro años de prisión. Este va dirigido a aquellos que alcen sus bienes en perjuicio de sus acreedores situándose como insolvente de manera parcial o total. Con este post te explicamos los requisitos para llegar a cometer este delito. 

Cárcel por moroso: delito de alzamiento de bienes

Para que se dé el caso de alzamiento de bienes tienen que existir una serie de requisitos previstos por Juzgados y Tribunales: 

  • En primer lugar, se exige la existencia previa de crédito contra el deudor. Ante estas situaciones es previsible que el deudor actúe por adelantado y obtenga una situación de insolvencia ante el vencimiento del crédito o su exigibilidad. 
  • La destrucción real o ficticia de activos por el acreedor. De esta manera, el deudor provoca la salida, ocultación o destrucción de sus bienes patrimoniales para dificultar el cobro al acreedor. En este elemento se tiene muy en cuenta por parte judicial al cooperador que recibe los bienes que salen del patrimonio del deudor. 
  • Por otro lado, las transmisiones que provoquen la Insolvencia total o parcial del deudor que dificulte el embargo también se tipifican como delito. Cabe destacar que la venta de bienes con el fin de pagar la deuda no es considerada delito siempre y cuando se acredite. 

Tampoco se puede hablar de delito si el deudor mantiene bienes con los que poder hacer frente a la deuda ya que la existencia de estas no impiden la inmovilización del total patrimonio.

  • Por último, si el deudor actúa con ánimo de defraudar al acreedor o evitar el embargo, se considera un acto dolos. Es decir, el deudor actúa conscientemente y transmite sus bienes aún sabiendo los daños que ocasionará a sus acreedores. 

Como puedes observar, a partir de la puesta en marcha de estas prácticas ilícitas existe la posibilidad de ir a la cárcel por moroso. Conocer tu nivel de solvencia puede ser decisivo para enfrentarte a deudas, desde Ibercheck te darán toda la información necesaria.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*