Rai: impagos de empresas registrados

rai impagos

Si no has oído hablar de RAI o Registro de Aceptaciones Impagadas, se trata del listado de morosidad que registra la información sobre impagos cometidos por empresas en España. 

Este fichero es de carácter privado y afecta a personas jurídicas cuya deuda sea igual o superior a 300 euros. De hecho, para que una empresa sea incluida en este registro debe existir un documento que certifique esa deuda firmado por el propio deudor confirmando la existencia de la misma (que le reclama una entidad financiera). Un ejemplo de estas deudas son los pagarés de cuenta corriente o cheques de cuenta corriente. Para una empresa, estar incluida en este fichero es un grave problema, ya que limita enormemente sus posibilidades de financiación y por lo tanto, su supervivencia.

Cómo saber si tu empresa está en RAI

Las empresas que cuentan con acceso a RAI son aquellas que forman parte del Centro de Cooperación Interbancario, aunque si una compañía quiere consultar este fichero, tendrá que aportar primero sus propios datos, igual que ocurre con otros registros de morosidad.

Una vez incluida en el Registro de Aceptaciones Impagadas, la empresa contará con 90 días para pagar su deuda al completo. Si ha transcurrido este plazo y la compañía no ha cumplido con su obligación dineraria, será incluida en el RAI de manera definitiva.

RAI: impagos de empresas. Cómo salir de este registro

Como comentábamos antes, la manera más sencilla de salir del RAI (y de cualquier lista de morosos) es saldar la deuda contraída. Sin embargo, puede darse el caso de que la misma realmente no le corresponda a tu empresa o no estés de acuerdo con la misma (a veces se producen errores y puede que se te haya adjudicado algún servicio que en realidad no hayas contratado). Por ello, las otras maneras en las que puedes hacer que tu compañía deje de aparecer en este registro son las siguientes:

  • Comprueba si efectivamente tu empresa está incluida en el registro de morosidad y por qué cantidad.
  • Si la deuda que se te atribuye no es cierta o no se corresponde con la realidad, reúne toda la documentación que lo pruebe.
  • Ejerce tu derecho de cancelación enviando una copia de la documentación que prueba que la deuda no te corresponde e indicando por qué consideras que no es real. Esta solicitud debes enviarla a la empresa que te incluyó en el listado y al propio RAI.

Si al final del proceso se demuestra que la deuda no es imputable, será la propia compañía que te incluyó la que informe al RAI de que debe retirar tus datos de su fichero.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*