Moroso: como saber si lo soy

Como saber si soy un moroso

Cuando pensamos en la palabra “moroso” la mayoría nos imaginamos que se trata de personas que, aunque tienen recursos, se niegan a saldar una deuda pendiente. Pero todos somos susceptibles de aparecer en algún momento en uno de los temidos ficheros de morosos. ¿Te has preguntado cómo saber si eres un moroso?

Soy un moroso

Te sorprendería saber cuántas personas que conoces han aparecido en algún momento en una lista de morosos. Devolver un recibo del teléfono móvil porque nos lo han robado, o que a la hora de hacer el pago domiciliado de la factura de la luz o del agua no haya liquidez suficiente en nuestra cuenta nos puede llegar a colocar en uno de estos temidos ficheros. Es muy fácil formar parte de un fichero de morosos, pero es fundamental que seamos capaces de demostrar nuestra solvencia para que “moroso” no se convierta en nuestro apellido a la hora de iniciar gestiones financieras. Lo primero que tienes que saber, para tu tranquilidad, es que para incluirte en una lista de morosos debes acumular impagos durante al menos cuatro meses.

Pongamos un ejemplo sencillo que explica la situación:

Si te han robado el móvil y se ha hecho uso del teléfono, y te llega una factura que no te corresponde, puedes devolver el recibo. Pero tendrás que justificar ante tu compañía de teléfono que esos gastos no son tuyos. Para ello puedes presentar la correspondiente denuncia policial que acredita que el terminal ha sido sustraído, y que los gastos que se han hecho en el margen de tiempo que va desde el robo hasta que se solicita la baja de la línea no te corresponden. Parece lógico, ¿verdad? Pero si no sigues correctamente todos los pasos del proceso puedes verte recibiendo cartas amenazantes del despacho de abogados correspondiente a tu compañía de teléfono, reclamándote el pago. Si la situación se extiende en el tiempo hasta los 4 meses, la empresa pasará a incluir tus datos en un fichero de morosos. Y tu nombre aparecerá asociado a la palabra “moroso” durante los próximos seis años.

Los inconvenientes de aparecer en un fichero moroso

Puede que ni siquiera sepas que estás en una lista de morosos, o que a pesar de saberlo no le des mayor importancia. Pero necesitas demostrar que tienes solvencia antes de que te suponga alguna complicación. Estar en un fichero moroso puede hacer que te denieguen una hipoteca en el banco, por ejemplo, ya que son precisamente las entidades financieras las empresas que más consultan estos archivos. Si acudes a una entidad para solicitar un crédito, el propio banco te informará de que deben consultar tus datos financieros. Si el banco encuentra tu nombre en un fichero moroso tu solicitud será denegada.

Pero no es la única situación en la que puedes vivir un momento incómodo. Supón que acudes a unos grandes almacenes con la intención de adquirir electrodomésticos nuevos. Y para hacer frente a un pago elevado, optas por hacerlo a plazos. Cuando el vendedor de los grandes almacenes inicie el trámite para efectuar ese pago accederá a tu información financiera, y si estás en una lista de morosos tendrás que dar explicaciones.

Existen además numerosos ficheros de personas que han tenido antecedentes por impagos, pero los más consultados son el de la Asociación Nacional de Entidades de Financiación (ASNEF) y el Experian Badexcug. Para consultar si apareces en alguno de ellos puedes dirigirte directamente a la ASNEF o a Experian Badexcug y comprobar si tu DNI aparece registrado como el de un moroso. Aunque hayas saldado la deuda es posible que aún aparezcas en la lista, así que puedes contactar con estos registros para poner al día tu situación económica tras demostrar tu solvencia.

Una vez limpiados tus antecedentes, el registro deja de guardar la información que tenía sobre ti. Así que no tienes por qué preocuparte si vas a pedir un préstamo o si quieres comprarte un nuevo ordenador y pagarlo a plazos. Todos podemos caer en un momento dado en un problema de liquidez y vernos envueltos en estos trámites. Pero una vez saldada la deuda, la situación vuelve a la normalidad y tu nombre vuelve a desligarse del apellido “moroso”.

¡Y se acabó la pesadilla!

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*